Skip to content

En busca de mi playa

19 julio, 2009

Sol, calor, verano. Vacaciones, playa.

Me gusta el calor, el verano y el mar, o la mar que dicen otros. Me gusta pasar las vacaciones de verano junto al mar, o la mar. Nadar entre las olas, bucear, entrar en el maravilloso mundo submarino. Me gusta tumbarme en la arena al sol y me gusta hacerlo en playas tranquilas con poca gente, o ninguna (harto difícil). Y descansar cuerpo y mente.
Playas donde pueda reencontrarme con la calma, con la serenidad que me infunde el mar. Su mágico sonido de olas en continuo movimiento. Olas que vienen hasta mi como queriendo saludarme como echándome en falta.
Me trae tantos recuerdos, de infancia, de juventud. Días de verano en la playa de Deba. Y recuerdo a mi abuelo con sus pantalones recogidos; cogiendo navajas y quisquillas. En casa de mis abuelos, en verano se comían quisquillas todos los días.
Muchas caras vuelven a mi memoria, están ahí esas caras, como bocas abiertas, un poema, música común, la música de las palabras y la vida, un ritmo que se escucha y que se olvida, pero vuelve y vuelve y vuelve como las olas del mar de la infancia. La memoria (“La playa del horizonte”, Juan Cruz Ruiz. Sirve de inspiración de este post).
Y busco la fina línea que une cielo y mar, el horizonte del mar, y quisiera detener el tiempo y quedarme para siempre junto al mar. Y recuerdo a mi madre, ella ya vive allí donde vivió su infancia, se fue a su mar, en Zakoneta, uno de los rincones más bellos de la cantábrica Costa Vasca.
Y me imagino que viene a buscarme, a traerme mis sueños de felicidad que guarda para mí allá en el mar, y en ese instante sí se para la vida, y la superficie del mar, la arena de la playa y el horizonte y el verano, se funden en un todo inseparable.
Pero se acaba el sueño y yo vivo en este lado del mar, a este lado del horizonte del mar y siento deseos de saber qué hay allí, al otro lado. Los recuerdos se juntan con los sueños y con mi imaginación.
Y es como me veo, buscando un horizonte nuevo, que no es otro que el que viví en mi enfancia y al que cada oportunidad que tengo, vuelvo con mis experiencias en la memoria, y con mis sueños, y mis cansancios presentes y pasados.
Mientras miro el mar espero que la vida dure todo el tiempo, con los míos, con mi amor, en mi playa, en la playa feliz que busco durante toda mi vida, mi horizonte del mar, porque junto al mar y en la vida no hay otro límite que la imaginación.
Y noto la calidez y el amor de su mano, de su cuerpo desnudo junto a mí, y todo cobra sentido.
Su presencia y el mar me llevan a la paz.
Hasta la vuelta, feliz verano

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. 11 agosto, 2009 6:41 AM

    Javi,felicidades por el post,para mi el mar tb forma parte inseparable de mi vida,me da paz,calma,felicidad y un lugar perfecto para pensar y dejar la mente en blanco,ademas de proyectarme al futuro,no deja de ser curioso que por el mar siempre han partido las civilizaciones en busca de conocimiento y de los desconocido,el progreso de las civilizaciones esta ligado al mar
    abrazo fuerte desde Vietnam

  2. 11 agosto, 2009 6:46 AM

    Felicidades por el post Javi,en mi caso mi vida tb esta ligada al mar,lo necesito para vivir,abrazo,Ivan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: