Skip to content

Rumbo al Norte II . Nantes

29 septiembre, 2009

Día 21 de Agosto. (Bordeaux – Nantes).

09:30 h. / Con todas las necesidades fisiológicas cubiertas y un buen desayuno por 4,50€ en el mismo hotel nos ponemos en marcha. El destino es Nantes, 335 kilómetros, algo más de 3 horas de viaje.
Dejamos atrás la “Belle Au Bois Dormant” (Bella Durmiente) que es como se le conoce a Bordeaux, cruzando el río Garona. Tiene la particularidad de fluir en ambos sentidos según la fuerza de las mareas. Es una ancha vía fluvial cuyas orillas ha unido la ingeniería humana con una serie de grandes puentes como este de Sévres por el que pasamos. Representa el progreso.
Nos adentramos en Aquitania, tierra de vino y cognac. Aquitania se beneficia con la suavidad del clima oceánico y con la corriente cálida del Gulf Stream.
11:00 h. / Retención (¡Bouchon!). Nos adelanta una ambulancia y los Bomberos por el arcén. Pasado un rato llegamos al nudo de la retención. Accidente. Colisión múltiple con cuatro vehículos implicados. Los bomberos están intentando rescatar a alguien de uno de los coches. Es la cruda realidad de la carretera.
Nos hace recordar la cuestión de la seguridad y atención. Lo importante de un viaje es regresar a casa a contarlo. La carretera arrebata demasiadas vidas; y después por ese mismo punto mortal seguirán pasando miles y miles de vehículos con la indiferencia de la ignorancia. Los muertos son de otros.
Me sumo en estas reflexiones con la música de Andrés Calamaro de fondo y la vista perdida en el paisaje. Van sucediéndose letreros indicando el territorio por donde pasamos.

11:20 h. / Dejamos la ruta hacia París que lleva mucho tráfico y no es la nuestra. Nosotros rodearemos Nord por el norte para seguir hacia Nantes. 20º Cielo despejado.
El paisaje está compuesto de grandes campos de maíz y girasoles. Algunos árboles y granjas dispersas ponen el punto humano.
12:15 h./ Departamento de Loira Atlántico (el país del buen vivir: Situada en el noreste de Francia, justo al sur de la Bretaña, la región del Loira Atlántico, formada por cinco provincias, encierra ciudades llenas de historia (Le Mans, Angers, Nantes…), castillos donde pernoctar, abadías maravillosas, ríos navegables y paisajes generosos. Todo ello acompañado de una gastronomía única y de gente hospitalaria que ama el buen vivir.) a 30 km. de Nantes. El paisaje ha ido cambiando, se ha vuelto más boscoso y verde en una bonita combinación cromática con las formas caprichosas de las nubes y la luz del sol a través de ellas. 21º.
13:30 h. / Por fin Nantes Centro. Algún problemilla para aparcar. Los parkings son muy bajos para la furgoneta. Conseguimos aparcar junto al Mercado. Es zona de pago, 3,90€ por 2 horas.

Nantes. Capital de Bretaña hasta la II Guerra Mundial.
Según su guía turística, es una ciudad innovadora con mucho brío y movimiento. Un dato curioso, “la mitad de su población tiene menos de 40 años”.
Esto le confiere un gran futuro. Nantes es una ciudad abierta al mundo, con un gran patrimonio arquitectónico y preciosos jardines.
Fue fundada por los celtas en el 70ac. Durante el siglo XVIII fue el puerto más importante de Francia y se encuentra a orillas del Loira ¡a 55 kilómetros del Atlántico!.
La “Rue General Lecrerc” llaga hasta la Catedral de St. Pierre e St. Paul. Estilo gótico flamígero. En ella se encuentra la tumba de Francisco II, último Duque de Bretaña.
Comemos justo enfrente en el Café Brasserie Lounge de la Plaza St. Pierre. La comida exquisita, por algo menos de 20€/persona un trato amabilísimo, buen servicio y presentación. Sobresaliente. Recomendable.
Esto nos anima a seguir descubriendo Nantes y llegar por la Cours Sainte Pierre hasta el Chateau des ducs de Bretagne. Último castillo del Loira antes de llegar al Océano. Construido con granito y toba blanca en el siglo XV por mandato de Franciso II y posteriormente por su hija Ana. Dos veces Reina de Francia. El castillo está rodeado por el canal de San Félix y una zona verde que sirve de esparcimiento. Pudimos ver mucha gente tomando el sol o en animadas tertulias.
En la actualidad el castillo está totalmente restaurado y alberga el Museo de Historia de Nantes.

Proseguimos con la visita a la Torre Lu. Es un singular edificio dónde se asentó la primera fábrica de las ricas y famosas galletas Lu. Hoy se ha convertido en un museo y espacio de exposiciones.
Otro punto interesante de Nantes para visitar es el Pasagge Pommeraye en la Rue Santeuil, en la zona céntrica de la ciudad. Cuenta con elegantes tiendas y una escalera monumental cubierta por una gran galería acristalada, data del siglo XIX,. Ha servido para rodar muchas películas.
Mucho movimiento de gente, bullicio y un gran ambiente en las terrazas de las cafeterías. Después de pasar por la Place Royale (foto de cabecera) disfrutamos de este espectáculo callejero en una de estas terrazas de la Place du Commerce con una Leffe bien fresquita. El camarero, un gran profesional, atento, rápido y amable.
Nos espera la Ille de Nantes y las Machines de L´ille y el Elefante Mecánico, 12 metros de altura, 45 toneladas y puede llevar de paseo a 45 pasajeros. Sorprendente.
Por un error en la interpretación del horario, hemos llegado diez minutos tarde. Por lo que nos perderemos la visita al Atelier de Machines, un animalario de máquinas, y no podremos montar en el elefante. Nos conformamos una buena colección de fotos.

Nantes Demuestra que es una ciudad que sabe vivir.
Como escribió André Bretón: “Nantes es quizás, junto a París, la única ciudad de Francia donde tengo la sensación de que me puede ocurrir algo que vale la pena…..”

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: