Skip to content

RUMBO EL ESTE III. Winterthur. Bregenz

1 noviembre, 2010

Winterthur es la sexta ciudad de Suiza en cuanto a tamaño. Se dice que es una auténtica tesorería de arte, historia y naturaleza.  Es conocida como la “ciudad de los jardines”, ciudad donde abundan los parques, pero también posee colecciones de arte de renombre mundial en amplia red de museos.

Hemos decidido no visitarla y dirigirnos directamente hacia Austria.

A las 08:30 del día 15 de agosto, con 12º de temperatura y pertinaz lluvia, iniciamos el viaje hacia Bregenz, en la orilla austriaca del Lago Constanza.   Que comparte su agua con Austria, Alemania y Suiza.

Es un viaje de una hora, durante la cual podemos apreciar el verde paisaje suizo y sus bonitos y típicos pueblos. Es un continuo verde en el que destaca abundante ganado vacuno, como pinceladas blancas y negras.

Durante todo el trayecto ha seguido lloviendo,  pero el lago nos recibe con sol.     

 Llegamos a Bregenz, capital del Vorarlberg ,a las 09.30 con 17º.  “La belleza de Bregenz radica en su capacidad para transportar al viajero en el tiempo y el espacio”. Es un mensaje tentador que supone todo un estímulo para visitar esta ciudad y que sea el primer contacto con Austria.

Tiene una población de 28.000 habitantes y una existencia de de 2.000 años. Los brigantinos y los romanos se establecieron aquí y el núcleo medieval con la torre bulbiforme aún hoy se eleva por encima de la ciudad. Y como dato curioso, es desde aquí donde en 1824 se inicia la navegación a vapor sobre el lago.

Kornmarkstrasse es la animada calle principal que discurre paralela al paseo del lago.

Sin embargo, hoy está casi desierta debido a la hora, pero sobre todo a la lluvia que cae desde que hemos bajado de la furgoneta.  Una lluvia que desluce nuestra estancia y no nos permite disfrutar del paseo y de las bonitas vistas del lago.

Aún así, recorremos Rathausstrasse, es la calle que comunica con la parte alta de la ciudad (Oberstadt).

El Rathaus, ayuntamiento, de estilo ecléctico-historicista data de 1898, se sitúa junto a la Seekapelle St. Georg con su torre octogonal construida en 1445 como recuerdo de la victoria en la batalla contra el Appenzell. Seguimos por la plaza Ehrengutaplatz que está rodeada de casas con vigas entramadas en sus fachadas. A través de un pequeño pasaje se llega a la poderosa Martinsturm, único resto de la muralla medieval. Seguimos por la Meissner-Steige, una escalinata que desciende la colina hacia la iglesia parroquial. Y poco a poco nos vamos acercando hacia la furgoneta.

A las 11:45 dejamos Bregenz con cierto regusto amargo. Durante las dos horas que hemos estado aquí, no ha dejado de llover.

Nos endulzamos con un poco de chocolate con la ilusión puesta  en Innsbruck.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: