Skip to content

Hablando de ilusiones, yo he pedido un tren eléctrico

27 enero, 2011

Qué rápido pasa el tiempo. Han pasado las fiestas navideñas, los reyes magos se marcharon y ha empezado un nuevo año,  el 2011. Y casi sin darnos cuenta nos acercamos a los últimos días de enero.

Y como en cada comienzo de año, es momento de renovar ilusiones, esperanzas, deseos y proyectos; “este año me gustaría que,..”, “este año me propongo….”, este año voy a ”  Por regla general entre la mayoría de los mortales es momento de ilusiones, de hacerse ilusiones:

Ilusiones sobre nuestros hijos, de disfrutar de bienestar, de mejorar la situación económica, de hacer un viaje, de ,de, de,..

Pero qué son las ilusiones, son emociones?, son sentimientos?, son algo situado entre ambos estados?.

Las ilusiones forman parte de la familia del deseo, de la esperanza, la alegría, el entusiasmo, del pensamiento positivo, del optimismo y también, con su no realización, de la desilusión, de la frustración.

Por tanto, podríamos definir la ilusión como una actitud emocional.

De cualquier manera, lo que yo quiero plantear con este post es de las consecuencias positivas, diría más, de la necesidad de tener ilusiones ya que aportan sentido a nuestras vidas, no ayudan a enlazar nuestra vida con el futuro.

Casualmente hace unos días, cuando estaba pensando en escribir este post,  me he encontrado con el libro de Julián Marías, “Breve tratado de la ilusión”, en el que el autor desmenuza el término ilusión desde una perspectiva histórica de la lengua española. Una obra que nos ayuda a entender las ilusiones humanas. En ella nos expone y aclara los diferentes significados de la palabra emoción, a saber;

  • Engaño, falsa imaginación, aprehensión errada de las cosas. Se toma también como falsa o engañosa aparición
  • Concepto sugerido por nuestra imaginación sin verdadera realidad.
  • Error de los sentidos o del entendimiento que nos hace tomar las apariencias por realidades: ilusión óptica.
  • Ensueño, quimera desvarío, sueño delirio, ficción.

Pero lo más importante es que tiene atributos positivos, Hacerse, forjarse  ilusiones, representa actitud positiva, optimismo.

Alegría o felicidad que se experimenta con la posesión, contemplación o esperanza de algo.

La ilusión haría la felicidad del individuo si se realizase. Pero claro, de la felicidad hablamos, por lo que esta ilusión raya casi siempre lo improbable de su cumplimiento.

 Julián Marías nos propone que el temple de la vida es la ilusión, funciona como una promesa, muchas veces incumplida y entonces aparece la desilusión, y como inicialmente la ilusión, a lo que se aspira, aparece como accesible, la frustración aparece como una derrota como un fracaso.

La ilusión significa anticipación, proyectos, futuro, futurización de la vida humana, por tanto, inseguridad e incertidumbre.

En sentido positivo, la ilusión más fuerte es la vida del niño, puesto que es todo futuro. En la vida infantil, la ilusión culmina en la llegada de los Reyes Magos, no sólo esperan un regalo, es sobre todo, la recreación de la leyenda., la imaginación de los Reyes Magos con sus camellos, sus pajes, cargados de regalos y sabedores del comportamiento y conducta de todos los niños y de sus peticiones anteriores, es lo que el autor denomina la víspera del gozo.

Nos ilusionan las personas, y lo que tiene carácter personal, sus proyectos personales. Las ilusiones están ligadas a la condición humana

Cuanto más se viven como realidades emergentes, mayor es la probabilidad de la ilusión, por eso la vida da siempre sorpresas.

La vida humana se nutre de pequeñas ilusiones a las que se suele dar poca importancia, pero sin ellas la vida decae, se convierte en una tediosa rutina amenazada por el aburrimiento- el riesgo más grave de nuestro tiempo.

Las ilusiones nos ayudan a seguir viviendo. En la vida se dan innumerables ilusiones, algunas son muy interesantes por su carácter cotidiano, son reiterativas y se sabe que van a volver, hay ilusiones que aparecen inseparables de nuestro proyecto vital, son causas para vivir

Son estas ilusiones particulares, pequeñas, a veces minúsculas las que nos detallan la realización de nuestras vidas

La capacidad de innovación también está relacionada con la imaginación, con la ilusión que está en el centro de la vida.

         Estar ilusionado es la actitud en las que las ilusiones son posibles, vivir ilusionado puede ser una forma de vida y tal es la importancia de tener ilusiones en la vida que Julián Marías nos deja esta estupenda reflexión:

Una de las primeras preguntas que habría que hacerse, tanto el sociólogo como el historiador como el biógrafo,  sería por el estado de la ilusión es una sociedad, en una época, en una persona,…

 ¿Queréis contarnos vuestras ilusiones?

La imagen es de show_image_NpAdvSinglePhoto

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: