Skip to content

¡ INDIGNAOS ! uno

22 marzo, 2011

Yo me indigno, tú te indignas, él se indigna, ella se indigna

¡Indignaos!

Es el título de un librito de apenas 60 páginas, pero con un gran fondo a la reflexión y llamamiento a la acción colectiva. Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica, prologado por José Luis Sampedro. Su autor es Stéphane Hessel superviviente del campo de exterminio nazi de Buchenwald. Tras la guerra colabora con Naciones Unidas y forma parte del equipo redactor  de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

En su opinión los financieros, que son los grandes culpables de la crisis, se han salvado y prosiguen su camino, en cambio sus víctimas no han recuperado ni el trabajo ni su nivel de ingresos.

Para Hessel,  la indignación nace de la voluntad de compromiso con la historia. Nos recuerda que de la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la Resistencia contra la dictadura de los mercados, debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas.

Indignaos luchad para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad.

¿Cómo puede ser que actualmente no haya suficiente dinero para mantener y prolongar las conquistas cuando la riqueza y la producción han aumentado?. Grandes dividendos de los bancos, y supermillonarios sueldos de sus dirigentes. Nunca había sido tan importante la distancia entre los más pobres y los más ricos.

Una de las noticias de los últimos días que más me ha llamado la atención es la publicación de la lista Forbes. El caso es que la lista de este año, uno de los momentos más duros de esta crisis que estamos sufriendo, pone de manifiesto que han aumentado las mayores fortunas del mundo, superando su propio y triste record de mayor número de personas más ricas- cada vez más ricas- del mundo. Son 1.710 personas entre las cuales curiosamente no aparece Muamar el Gadafi que se piensa que es la persona más rica del mundo.

Entre estas personas, 14 son españolas, grandes banqueros, inversores, promotores inmobiliarios, grandes constructores, y propietarios de grandes redes de distribución y moda.

Y frente a estas noticias fijémonos en estos otros datos:

En el Estudio Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) elaborado por la Universidad de Oxford y las Naciones Unidas se estima que existen 1.300 millones de personas pobres en el mundo – con un nivel de ingresos menos de 1,25 dólares al día – pero son 1.700 millones los que podemos considerar como pobres, 400 millones de pobres más que en la anterior estimación.

El 90% de la riqueza total del planeta está en manos del 1% de sus habitantes.

Y si recordamos a Zygmunt Barman en Tiempos Líquidos: La masa de seres humanos convertidos en superfluos por el triunfo del capitalismo global crece sin parar, y ahora,  está  a punto de superar la capacidad del planeta para gestionarlos; existe una perspectiva plausible de que la modernidad capitalista se atragante con sus productos residuales.

 Y tengamos en cuenta que todo esto ha estado ocurriendo en el que se ha denominado como año europeo contra la pobreza y la exclusión social. Como para morirse de risa.

En nuestra geografía más cercana para no ser menos, desde que se reconoció (mira que ya les costó) que la crisis también había llegado al estado español, a falta de un plan de medidas racionales, razonadas e integral en la búsqueda de soluciones y de minimizar los efectos, se han ido aportando ¿soluciones? dispersas y variopintas, pero la más sorprendente fue el reparto milmillonario de euros a las grandes entidades financieras, (hasta el 25% del PIB) cuando curiosamente éstas han seguido aumentando sus ya grandes beneficios junto a las compañías de telefonía y distribución energética.

Y en una muestra más de desfachatez,  el Banco de España reclama más dinero para “sanear la liquidez de los bancos” y flexibilidad y contención de los salarios, la respuesta del gobierno no se ha hecho esperar: “que no se preocupen que van a tener dinero de forma inmediata”.

Y yo me pregunto: ¿Dónde está el dinero que se les dio? Porque que yo sepa no han repartido beneficios a la sociedad, ni antes ni ahora. Y la tasa de paro sigue creciendo

Por tanto volvamos al título del post, ¡INDIGNAOS! Porque la peor actitud es la indiferencia.

Indignaos, en palabras de José Luis Sampedro; hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes.

Cuidado, todo lo que está ocurriendo en los países musulmanes de África puede ser un indicador del hartazgo de los pueblos, hace unos años en Francia ya vimos un conato, y de que éste puede ser un camino como expresión de indignación. Aquí también podría pasar.

Tengamos en cuenta que hablamos de emociones colectivas, que se contagian fácilmente y que cuando a nivel de la ciudadanía la frustración, la ira se hacen colectivas, se pierde y supera el miedo, y….

Digamos NO.

Porque ante todo estamos ante una crisis de valores y de una indignante y alarmante falta de ÉTICA.

La imagen de cabecera es de http://anaan.wordpress.com/2011/03/12/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: